VACUNACIÓN DEL CACHORRO: LA IMPORTANCIA DE LA PARVOVIROSIS.

Es primordial realizar correctamente el plan de vacunación de un cachorrito. Se empieza a partir de los 40-45 días de vida y se compone por tres vacunas:

  • Parvovirosis
  • Tetravalente (moquillo, hepatitis, leptospira y recordatorio de parvovirus)
  • Recordatorio de Tetravalente.

Entre cada una de estas vacunas debe haber 21 días de separación y debemos desparasitar internamente al pequeñín dos días antes de cada una.

 

Una vez completado el plan vacunal, nuestro nuevo amigo estará protegido ante las enfermedades más comunes en cachorros, especialmente el parvovirus, y podrá empezar a salir a la calle y explorar el mundo. Lo ideal es esperar 48 horas tras la administración de la última vacuna para dar el primer paseo.

 

A pesar de estar protegido, aún puede contagiarse de alguna de estas enfermedades, pero su sistema inmune ya ha recibido anticuerpos gracias a las vacunas y estará más preparado para combatir la enfermedad en caso de contagio.

 

Pero, ¿qué es el parvovirus?

 

El parvovirus o parvovirosis, también conocido como “La parvo”, es una enfermedad vírica, altamente contagiosa.

En perros adultos no llega a desarrollarse de una manera tan grave, pero en cachorros suele presentarse de forma muy agresiva, pudiendo llegar a provocar incluso la muerte.

 

Se contagia tanto por secreciones nasales u orales como por heces. El virus puede permanecer en superficies y objetos que hayan estado en contacto con heces o secreciones contagiosas.

Una vez infectado, nuestro perrito puede estar incubando el virus de 5 a 10 días hasta dar la cara y comenzar a mostrar síntomas.

 

Es un virus que afecta especialmente al sistema digestivo. Afecta a las células intestinales y los sintomas principales son: apatía, pérdida de apetito, vómitos, diarreas con o sin sangre, deshidratación...

 

Por ello, cuando un cachorrito presenta diarreas  o vómitos, es muy importante hacer un test de parvovirus para descartar la enfermedad. La rápida detección puede suponer salvar la vida del animal.

 

¿Qué se debe hacer en caso de contagio?
Esta enfermedad requiere de tratamiento médico, con antibiótico y antiinflamatorio. Sin embargo, las probabilidades de éxito sólo con esto son más bajas.

 

Normalmente suele ser necesaria la hospitalización del cachorro, ya que con las diarreas y vómitos se deshidratan con mucha facilidad. Por eso es primordial adminsitrar fluidoterapia por vía intravenosa para rehidratarlo y evitar un posible estado de shock.


En casos muy graves puede ser necesaria la transfusión de sangre. 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© centro veterinario salteras